Saltar al contenido
Yoga10

Miel, ingrediente ideal para una mascarilla casera

La miel es un ingrediente importante para las mascarillas caseras. Gracias a sus propiedades hidratantes (la miel ayuda a retener el agua en las células de la piel), nutre sin ser grasa. La miel también tiene propiedades antibacterianas y limpia y calma la piel. Por último, repara y cicatriza. Sus múltiples beneficios la convierten en un aliado natural para todo tipo de pieles: grasas, sensibles y con tendencia al acné. Es ideal para hacer mascarillas y dura más que la mayoría de nuestros cosméticos.

Aquí tienes mis recetas favoritas 100% naturales para hacer mascarillas con éxito

Una mascarilla de miel limpiadora para todo tipo de pieles.

Nuestra pequeña receta secreta

Para hacer esta mascarilla de miel, pon en un bol 1 cucharadita de arcilla verde, 2 cucharadas de miel de eucalipto y 2 gotas de aceite esencial de árbol de té. Extiende la mezcla sin tocar el área de los ojos. Deja actuar durante 10-15 minutos y aclara con agua tibia para conseguir un bonito brillo.

Mascarilla nutritiva para pieles secas

Nuestra receta.

  1. Mezclar 1 cucharada de yogur, la pulpa de medio limón y media cucharada de limón dulce. Aplica esta mezcla sobre el rostro, evitando el área de los ojos. Déjala actuar durante 15 minutos y luego retírala. Esta mascarilla de miel suavizará y calmará tu piel.
  2. El polen de abeja y la jalea real también pueden combinarse con la miel para hacer una mascarilla antiedad o revitalizante.

Una mascarilla de belleza lista para usar que nutre su piel.

Para los Secretos de la Miel, ofrecemos 2 mascarillas listas para usar. Tienen una agradable textura de gel ultrasensible y se eliminan fácilmente.

La mascarilla Supreme con jalea real es una auténtica fuente de juventud.
La mascarilla desintoxicante con propóleo y cítricos elimina las toxinas de la piel.

El polen también es un gran ingrediente para la piel.